ETHAN. Presentación de “Resurgir”. Sala Taboo (Madrid)

 

 

El pasado 10 de Marzo, los madrileños ETHAN se plantaban ante admiradores y curiosos para demostrarnos en directo si la magia de “Resurgir” era algo real, posible de disfrutar en directo y primera persona.

Cuando entramos en la sala, encontramos a los músicos dispuestos a saludar a aquellos que nos acercamos hasta la calle Vicente Ferrer, para darnos las gracias, y ofrecerse a cualquier interrogante que pudiéramos tener. Se les notaba tranquilos, las cartas estaban echadas, y solo quedaba jugar la partida… y ganarla.

Muy puntuales se apagan las luces y el actor Luis Turel, que también pone voz en off en el disco, sale a escena para declamar un texto introductorio escrito expresamente para la ocasión, que nos puso en antecedentes sobre lo que vamos a vivir esa noche.

“Y donde la orilla… donde acaba El Mar…

Ningún sueño cabe en un recuerdo,

ninguna de tus huellas te adelantará jamás.

No hay precipicios, sólo el hechizo de volar, sin despertar, sin olvidar…

 

Cuando no hay horizonte y los caminos tan solo son líneas en un papel,

no vuelvas la vista atrás, se borraron tus huellas en la arena.

Es la condena de la decepción. No hay solución si no hay problema…

 

Sobre el mar de las ausencias, un perfecto maremoto de ansiedad,

oscuridad y desengaños, voraz oasis de necedad,

Futuro a sueldo de una eterna piedad.

 

Rompe el cristal, libera tus fracasos de oxidado metal,

derriba esas puertas,

detrás está esperando… TU LIBERTAD”

El “Zurdo” Tovar acompaña con sonidos que imbuyen tensión y dramatismo a una escena que inicia la actuación de forma teatral. Evoluciones sónicas del inicio de “Duelo De Orgullo”, canción con la que comienza el disco, y con la que iniciaron su actuación. Txetxu aparece sobre el escenario con los ojos vendados y, de esa guisa, interpreta la canción completa. Al final de la misma, enlazando con “Vuelve A Volar”, se arranca la venda…

A partir de ahí el disco es desarrollado tal cual fue grabado, con la potencia de un huracán. Txetxu, vive, sufre y se emociona con cada canción, haciéndonos sentir parte de la historia. Debo decir que he visto a ETHAN con mejor sonido en otras ocasiones. Curiosamente se le escuchaba mejor cuando utilizaba un tono más bajo. Sin embargo, cuando la pasión del momento le exigía mantener un tono alto y potente, parecía que se bajara automáticamente el volumen del micro. Esto no nos permitió disfrutar en toda su plenitud de la espléndida voz de Txetxu. Para los que somos más “tiquismiquis”, esto podría haber sido un pequeño hándicap, pero la energía transmitida suplía cualquier inconveniente dando cuerpo a una descarga de pletórico rock progresivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni qué decir tiene que el “Zurdo” estuvo impresionante, con líneas de guitarras que se apoderan directamente de las emociones, tal y como también lo hace en el disco. Mención aparte merecen Juanjo Arcas y José Hurtado, a la base rítmica. Ver a estas dos máquinas trabajando en tan perfecta comunión es algo que yo recomiendo disfrutar al menos una vez en la vida. No solamente son técnicamente perfectos en sus ejecuciones. Es que además son tremendamente creativos de forma individual, aunque sin perder la conexión mutua, por lo que el resultado es un sueño para cualquier guitarrista o vocalista que desee una sólida base sobre la que desarrollar su propio arte. Además, cabe destacar la habilidad de Hurtado para conseguir que su bajo suene en perfecta sintonía con la batería de Arcas, mientras juega y/o dialoga con las seis cuerdas de Tovar.

Hubo varios momentos de descanso en los que Txetxu, como buen frontman, agradeció al público su asistencia, así como a los presentes y no presentes su participación en el crowfunding. También tuvo tiempo para agradecer a los medios su apoyo, entre los cuales me mencionó a mí, y yo le agradezco.

Llegado el fin de la penúltima canción del disco, “Voces”, Luis Turel aparece de nuevo a escena, para declamar su intervención en el disco, aunque con un texto modificado expresamente para este evento…

 

“En la pesadilla siempre se esconde la verdad,

levanta la cabeza ante la realidad,

Guarda la moneda destinada a Caronte.

Reponte…

Pronto amanecerá sobre el caudal de los llantos perdidos.

 

Ya sabes que elegir es… prescindir

Añorar el pasado es correr tras el viento

 

SALTA… SALTA… ¡SALTA!

El fracaso es la mejor excusa para volver a empezar,

Eso es el fracaso.

Recuerda que estás hecho para resistir.

No hay nada que temer, no hay nada que perder, tan solo el aliento,

Y, muerto el sentimiento, solo queda…

¡RESURGIR!”

 

Tras la intervención de Turel y su gran voz… ¡Sorpresa!

Yo lo veía venir.

Cuanto más escucho el trabajo de la banda en su conjunto (“El Despertar Del Ser”, “Mi Amado Mal”, “Resurgir”), más conexiones veo entre las historias de sus diferentes letras. Hasta tal punto, que en la entrevista que les hice la semana anterior al concierto, les confesé mis sospechas de que hubiera temas de su pasado que pudieran encajar perfectamente en la historia de “Resurgir”. No diré que acerté, pero sí que ocurrió algo parecido a lo que imaginaba. Entre “Voces” (penúltima en “Resurgir”) y “Resiste” (ultima), nos sorprenden con “El Laberinto De Caín”, que encaja como anillo al dedo, y siguen con “Animal”, ambas de su primer EP, “El Despertar Del Ser”, con el que me conquistaron en su momento.

Para cerrar su actuación, ahora sí, “Resiste” estalla con toda su intensidad. Supongo que ya lo habréis visto en YouTube, pero os contaré que a mitad de canción, Txetxu nos pide que nos agachemos, y la banda nos secunda sobre el escenario. Txetxu comienza a cantar la parte más pausada de la canción, que va cogiendo intensidad por momentos, hasta que toda la pista ante el escenario estalla en una gran batalla de “pogo” que los más resistentes disfrutaron con toda su intensidad. Otros nos conformamos con bailar y cantar a un lado, disfrutando de un fin de fiesta descomunal.

Y este fue el fin… pero no. El público exigió otra que, honestamente, no parecía que tuvieran prevista. El grupo ya estaba recogiendo, y se vieron obligados a debatir sobre el escenario, hasta decidir con qué bis concederían nuestra petición. La elección fue su versión de Depeche Mode “Dream On”, con la que, esta vez sí, entre aplausos y un ambiente pletórico, cerraron una noche inolvidable tanto para la banda como para muchos de los que estuvimos allí.

Siempre sobresalientes… ¡hasta la próxima ETHAN!

CARLOS TREVIÑO COBO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s