MORCUENDE – Tres Caras de la Misma Moneda (2015)

TRES CARAS DE LA MISMA MONEDA (2015)

Antes de leer este artículo, puedes leer una Breve biografía de Morcuende en:

https://lahogueraod.wordpress.com/2017/03/05/morcuende-tres-caras-de-la-misma-moneda-breve-biografia-de-morcuende/

morcuende-tres-carasEn 2015, Morcuende publica la primera parte de esta trilogía, en la que va a dar rienda suelta a su creatividad, sin la influencia de sus compañeros en Ishtar. El trabajo se entenderá mejor si tienes el libreto delante, pues hay textos e ilustraciones que ayudan a entender y enriquecen el mensaje.

El disco se inicia con “Canción de Cuna”, una canción acústica con teclados de Juan Olmos, reminiscencias de Queen y el típico rítmo regular de las cajas de música.

En seguida vemos lo personal de este proyecto en el tema “Un Craso Error”. Morcuende a la acústica y voz, acompañado de metales y percusión, le dice a alguien ofendido que su negativa emoción es innecesaria pues no hubo mala intención (¿quizás alguna experiencia personal real?)

En “Otra Vez”  nos encontramos con la Coral Polifónica de Candeleda, junto a los instrumentos de viento, Juan Olmos a los teclados y mi admirado Javier Mira a la guitarra eléctrica. Una canción con sabor medieval y tintes épicos gracias a las hipnotizantes voces de la Coral, y de su soprano, Rosa Montesinos. Las suaves melodías de Morcuende a la acústica juegan magistralmente con los coros y, en la última parte, con la guitarra de Mira, logrando una ambientación realmente mágica. Una composición de ocho minutos que no se hace larga en absoluto (más bien, todo lo contrario).

“Mileidi” es una muestra de la libertad y versatilidad con la que Morcuende ha creado su obra. Esta canción podría estar perfectamente interpretada en los salones palaciegos del siglo XVI (quizás de ahí provenga su inspiración), con los nobles y poderosos de aquellos tiempos bailando entre grandes vestidos y uniformes militares de la época… Para esta ocasión, Morcuende contó con una sección de cuerda compuesta por violines y violonchelo, además de una segunda guitarra acústica interpretada por Charly Díaz (junto a Morcuende).

La composición más larga del disco con casi 25 minutos es “San Borondón”, aunque está hábilmente dividida en varios capítulos y pistas. El primero de ellos, “Navegando por el mar de la confusión”, nos transporta a algún puerto marinero andaluz, con sonido del mar, gaviotas, y una guitarra flamenca acompañada de diversos instrumentos (cascabeles, pandereta, cajón, etc.) que nos evocan esa paz marinera del sur de España. “Tierra a la vista”, la segunda parte, es un intermezzo interpretado a medias entre Morcuende, con la guitarra acústico-eléctrica, y Juan Olmos, teclados. Aires del rock sinfónico de Asia ó Yes, que nos introduce en “Primera toma de contacto/ceremonia de gratitud sobre la arena”. Esta pieza que nos devuelve los aires medievales, aunque con sabor más folclórico y arábico. La guitarra eléctrica de Oscar García Morena rompe esas sensaciones de antaño y nos trae  al moderno rock progresivo hispano de los años 70.

“Lamento de la mente extraviada”, donde el bajo de Morcuende, que hace también este trabajo a lo largo de todo el disco (cuando es menester) sirve de guía primordial a su propia voz y guitarra, acompañado de Juan Olmos al piano y teclados. Un piano que se sumerje en aires experimentales de un jazz moderno y atrevido. En “El narrador” Morcuende se explaya en narrarnos la experiencia de quien estuvo en la legendaria isla de San Borondón, con la sugerente y ambiciosa ambientación de la Coral De Candeleda, el cuarteto de cuerda Consort, y las guitarras, afiladas y tenebrosas, de Nacho Ortiz y Oscar García. La profunda voz de Olmos resulta una agradable sorpresa que da un tono épico (grandilocuente) la narración. Con “De vuelta” se cierra esta compleja composición. Sin duda es el corte musicalmente más complejo, con gran trabajo de guitarras, teclados, percusiones y voces. Música inteligente, enormemente experimental, alejada de cualquier etiqueta.

En “Entre Duendes”  vuelven  las guitarras más acústicas, evocadoras de mundos fantásticos y medievales, con una historia (tan solo narrada en el libreto, pues la canción es instrumental) de hadas y duendes. Una canción que, sin duda, resultará evocadora para niños y adultos.

Una nueva canción de cuna (literalmente) nos llega en “Canción De Cuna Para Mi Niño Grande”, con el protagonismo principal de Angelita Gómez, y su voz. La canción está magistralmente acompañada y decorada por la Coral de Candeleda y el Cuarteto Consort.

Para cerrar el disco, el extraordinario teclista José Barta en “El Destino Del Mundo (Parte 2)”. Qué gran alegría me ha supuesto encontrarme con este apreciado teclista, como único protagonista de este tema extra donde da buena muestra de sus habilidades a los teclados.

Puedes leer el artículo sobre “La Vida en Blanco y Negro” en:

https://lahogueraod.wordpress.com/2017/03/05/morcuende-tres-caras-de-la-misma-moneda-la-vida-en-blanco-y-negro-2017/

CARLOS TREVIÑO COBO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s