ASHA – Dysfunctional Technocracy

09-earthshine-lyricsDesde que conocí a Kike G. Caamaño, con su proyecto ASHA, algo se mueve dentro de mí cada vez que se aproximan sus nuevas creaciones.

Eso me ha ocurrido de nuevo, desde que escuché los singles de adelanto para este nuevo disco titulado “Dysfunctional Technocracy”.

La biografía artística de este coruñés (ó brigantino) de nacimiento, y malagueño de adopción, está repleta de originalidad. Comenzando por todos aquellos singles que publicó en apenas un lustro, entre el año 1987 y 1992, y continuando por los diversos proyectos que le han ayudado a aprender y crear una personalidad de la que hoy en día podemos disfrutar. Todo ello es perfectamente apreciable en tres dobles cd absolutamente recomendables, los llamados “Journey Through Time & Space”, con el “First”, Second” y “Third” respectivamente. En estos tres discos autobiográficos con canciones seleccionadas por Kike de toda su discografía, llegas a conocerle, quizás, mejor que él mismo.

Kike es ante todo un creador. Su permanente búsqueda de nuevos modos, formas de componer y sonidos, es una característica ineludible en su labor creativa. No parece capaz de ponerse a escribir sobre el pentagrama sin intentar asaltar alguna norma ó inventar alguna nueva. Un compositor multi-instrumentista que graba, compone, produce y edita toda su músicdysfunctional-technocracy-booklet-2-copiaa. Tan solo para las labores vocales y líricas cuenta con ayuda. En los últimos años, se trata de Jacob Poulsen quien es capaz de realzar, con su voz, las enormes y arriesgadas composiciones de Kike. Sin duda, es alguien que suma calidad a un proyecto complejo por su carácter progresivo, y por sus características de experimento de laboratorio, pues Kike no ceja en su empeño de innovar en cada nota.

El disco se presenta con un diseño, también de Kike, que refleja oscuridad en su sordidez. Leves figuras geométricas desdibujadas por desgaste, grisáceas, sobre las que se aprecia, en letra escrita a mano con rapidez y poco cuidado, el título del disco.

El disco se abre con la intro “Ignition”, con sabor a Satriani y Van Halen, dejando claro que el viaje que comienza puede llevarnos muy rápido, y muy lejos..

El primer corte propiamente dicho se titula “Made in Error” y es un trallazo de velocidad, fuerza y virtuosismo, donde la base rítmica hace seria competencia a la maravillosa guitarra de un Caamaño desbocado.

A pesar de que ASHA trabaja el inglés como modo de expresión literaria, tenemos la opción de leer las letras en castellano, por lo que podemos saber que este tema critica las mentiras y las ansias de poder de los gobernantes dispuestos a contar cualquier mentira con tal de apoltronarse.

Un riff guitarrero lleno de velocidad y sentimiento nos introduce en “Soon”, un corte hard rockero, donde Kike y Jacob se congratulan por la futura llegada de nueva vida al mundo, destinada a cambiarlo. La canción está dedicada a Martina y Sofía, que, deduzco, son sus respectivas hijas. Se trata de una composición comedida en su tempo, con energía y arreglos ochenteros a las seis cuerdas. La influencia de Satriani es notable en la guitarra, aunque no en el resto de los instrumentos, que le da a la música de Kike G. Caamaño una personalidad cautivadora. Jacob Poulsen canta a las mil maravillas, tanto en la labor de solista, como en los coros y voces dobladas.

Self Defense” es una típica composición progresiva de ASHA (atípica en comparación con el resto universo musical que nos rodea), con instrumentos acelerados que pugnan permanentemente por el protagonismo, incluidas las guitarras, tanto riffs como solistas, en capas paralelas de virtuosismo, dibujos y escalas. La canción se convierte en un experimento de sonidos y ritmos curiosos y originales, entre el country, metal, funky, y speed, que te arranca una sonrisa, a la vez que te obliga a la concentración para no perderte nada.

Right Man In The Wrong Place” nos habla (según mi propia interpretación) de una buena persona incapaz de hacer lo correcto, víctima de la incomprensión, y la confrontación. Las percusiones siguen su carácter complejo y acelerado, con un protagonismo que tan solo le roba una guitarra fantasiosa, aquí con sabor a Vai ó Paul Gilbert, y la lírica de Jacob.

Unos pausados teclados son el comienzo de la instrumental “Sinergy Of The Damned”. Pronto se desata la tormenta Caamaño, y cientos de notas y pulsos rítmicos comienzan a fluir en un río de infinita creatividad. Parece que a Kike le falta tiempo en cada canción, de tantas ideas que tiene, y necesita condensar todo lo que su prolífica mente genera, en el tiempo que dura cada canción. Es el segundo corte más largo del disco, con casi siete minutos, y en él hay tiempo incluso para parar, y dejarse mecer por melodías de teclados y guitarras. Pero, tras deleitarse con los paisajes musicales, de nuevo pisa a fondo para enfilar la recta final a velocidades celestiales.

Laws Of The Wise” se inicia con una guitarra en un local de jazz latino, lo que apunta a lo que viene a continuación. Un tema de ritmos funkys y guitarras metaleras que nos anima a cruzar las líneas marcadas, para buscar nuestros sueños, y a superarnos… a no estancarse. Ritmos progresivos y guitarras afiladas en un solo de acero, que secunda un tema muy de la factoría ASHA.

Entonces llega la gran composición de “Dysfunctional Technocracy”. Más de un cuarto de hora dura “King of Empty Words”. El comienzo no puede ser más ASHA, con una guitarra casi oculta y una batería en primer plano para preponderar los textos que canta Jacob Poulsen. Jacob da el máximo de su garganta en una lírica que le obliga a ofrecernos todo lo que lleva dentro. Textos que nos hablan de una vida dura y difícil. Un personaje que lucha contra la demoledora realidad que le rodea, perdido en un mundo de sentimientos encontrados…

Una gran colección de riffs, estilos y modos de tocar una guitarra, efectos, ritmos complejos que aceleran y deceleran constantemente, efectos y ambientaciones de teclados; todo para crear ese ambiente gris y contradictorio… “…Das vueltas en silencio Intentando escuchar los gritos de tus deseos…”. Por momentos agresiva, violenta; y en otros suave, emotiva; ilusionante y cruel. Todo esto y más en una composición que merece un gran sobresaliente. Incluso un duelo/diálogo no muy amistoso, entre la guitarra y unos teclados de sonido sintetizado, industrial, tras lo cual la batería vuelve a tomar la voz cantante. Justo antes de que nos sumerja en unas espléndidas líneas de jazz a cargo de platillos y bajo, tras lo que la locura progresiva vuelve con la guitarra y el sintetizador en pugna permanente.
captura-de-pantalla-11

Y llegamos al final, con “Earthshine”. “El Brillo De La Tierra” es una delicada, lenta y emotiva composición instrumental dedicada, evidentemente, a nuestro planeta. Un colofón perfecto, tras la orgía de imaginación vivida en “King Of The Empty Words”, realizada prácticamente en su totalidad por unos elegantes teclados, acompañados de una tierna y minimalista guitarra. Un epílogo que respira esperanza por el futuro, y el deseo de que todos cuidemos nuestra gran y redonda casita un poco mejor.

Una vez más, debemos rendirnos ante la categoría, la creatividad y el virtuosismo de un maestro que, si hubiera nacido en Inglaterra ó USA, hoy sería admirado en todo el mundo.

CARLOS TREVIÑO COBO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s