TETO. PSICOAFONÍAS (2016)

 

Hay situaciones Resultado de imagen de TETO PSICOAFONÍASen que mi gusto hacia determinados artistas se convierte en admiración cuando aúnan su autenticidad con un excelente saber hacer, y una buena voluntad a prueba de bombas.

Cierto verano, acudí a un concierto solidario de una organización animalista, en Fuenlabrada. El concierto se celebraba en un local más bien pequeño, en una primera planta, con una modesta climatización. Fatalmente, ese día la climatización se averió, lo que sumado a la falta de ventilación, las luces, los equipos, etc. convirtió aquel pequeño local en una verdadera sauna, con una temperatura insoportable. Tan insoportable que los presentes debíamos salir a la calle para poder respirar cada poco tiempo. En aquellas condiciones, que los asistentes hubiéramos entendido como imposibles, TETO dieron su actuación. Ellos no salieron a respirar. Participaban de forma altruista, y no bajaron sus revoluciones ni un ápice durante toda su actuación, dando un espectáculo increíble de por sí, acrecentado por las inhumanas condiciones del local.

Una banda que hace algo así, aparte de estar locos, ganan la admiración eterna de cualquiera que haya presenciado semejante proeza.

Así que comencé a prestar atención a estos chicos cuyo rock urbano es de una factura impecable.

Hace poco pude conocer a Victor Varas, su bajista, que me demostró una calidad humana en el contacto directo de esas que te enganchan. No sé por qué, tuve un déja Vú, y sentí que estaba hablando con algún colega, en los míticos ochenta, cuando iba cada finde a la discoteca-teque Piscis, en Getafe.

Fue este día cuando de manos del mismo Victor, pude hacerme con su nuevo trabajo “Psicoafonías”, que quiero presentaros en estas líneas.

 

TETO lo forman Roberto Resino (guitarra, voz, compositor, diseño y maquetación), Victor Varas (bajo), David Santurde (batería, e hijo del gran batería Luis Santurde, mítico miembro de Sangre Azul, y actualmente en la fantástica banda S-21) y Markitos Geb
e” García” (guitarra), aunque este último salió de la banda tras grabar el disco, siendo sustituido por Alfonso Llorente (Lino).

 

La banda inicia su andadura cuando Roberto Resino, tras un largo periplo por multiples proyectos de distinto signo, decide sacar su primer disco en solitario “Retratos del + aka” (2010). Tras esta experiencia, recluta a Victor Varas al bajo y otros músicos (más info en www.tetorock.com ) para dar inicio, ya bajo el nombre de TETO, a esta aventura que comienzan grabando “Re@lidad.es” (2012);  “Prostributo” es el segundo disco, y en este 2016 su tercera obra “Psicoafonías” (2016). 

El disco mantiene a lo largo de toda la escucha un equilibrio perfecto entre el mensaje y la creación musical, con riffs accesibles, a la vez que personales, una base rítmica que se mantiene en su labor de poner unos cimientos fundamentales para poder disfrutar de cada canción, y unas letras sabiamente escritas, que te hacen recordar, sentir y disfrutar de tus propios pensamientos, cantados y grabados en este disco.

El contenido musical de “Psicoafonías” se inicia con el tema “Fenómenos Para Anormales”, que nos habla de las dificultades de millones de españoles para sobrevivir cada mes, y la necesidad que tienen algunos por aparentar que no pasa nada. “Otra Puta Canción de Amor” es más bien todo lo contrario de lo que su título indica.

Podemos disfrutar de canciones nostálgicas, recordatorias de los tiempos de nuestra infancia ó juventud, como “El Hombre que Repartía Caramelos con Droga en la Puerta de la Escuela”, que habla de cuando nuestra madre ó abuela nos decía tantas cosas, que nosotros nos creíamos, como parte de nuestra educación; ó “La Madre que me parió”, homenaje a las progenitoras, que nos cuidaron, no solo físicamente sino, sobre todo, emocionalmente.

Crítica a los artistas industriales sin creatividad ni calidad, creados en despachos para generar dinero, en “Sigo EsperandO.T.”, con unos coros muy Sangre Azul; ó un retrato de un músico en un momento depresivo, en “Abajo El Telón”, que nos transmite las malas sensaciones de un artista en un profundo bache existencial… “cuando me dejo los cuernos, miro delante, y nadie quiere escuchar…”;

Los mentirosos tienen su canción en “Fabricando Tonterías”; así como todos aquellos que se engancharon a la noche y la fiesta, y no lograron salir de ahí, en la canción “Erase Una Vez”… “colecciono fantoches, borracheras de noche, amigos de copas, y nada más…”; también los cotillas se llevan lo suyo en “Escúchame Juan”.

El sentimiento ecologista cierra “Psicoafonías” con el corte “El Calentamiento”, siempre con el peculiar punto de vista de Roberto Resino, y la colaboración en los solos de Angel Romero y Jimmy Flox (guitarrista de NOA y PARDAOS).

En definitiva, TETO tiene todo lo que cualquier buen seguidor del rock puede desear; letras poéticas e inteligentes, composiciones elegantes, cargadas de melodía, originales y que se pegan a la primera; y una autenticidad esperable de una banda que es verdaderamente rockera y urbana.

CARLOS TREVIÑO COBO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s